De unicornios a cucarachas y el trillón de Apple