Economía de la cultura: un intangible a valorar