El fantasma de la recesión cotiza al alza