Empresas «intocables» por sus intangibles