La «cocina» de la predicción macroeconómica