Una «china» en el zapato de la economía mundial